lymphosalud@gmail.com  |  920 215 371 – 655 980 858
Siguenos:

Cólicos del lactante

Consiste en un cuadro presente en bebés, que se caracteriza por un llanto acompañado por movimientos persistentes de flexo-extensión de los miembros inferiores, relacionados con las tomas (suelen empeorar a los pocos minutos de comer). Suele aparecer en el período que transcurre desde los primeros quince días de vida hasta los tres meses, aproximadamente.

Es un hipofuncionamiento del sistema digestivo, que se ralentiza no resultando eficaz a la demanda que genera el comer tan frecuentemente. Por esa razón, el cuadro se hace más evidente por la tardes o las noches, que es cuando más sobrecargado está el sistema. Basándonos en este concepto, nuestro tratamiento busca relanzar el sistema nervioso autónomo, responsable de las funciones viscerales y vasculares, con el fin de reducir las consecuencias de este problema, entre las que están el estreñimiento, o la acumulación de gases difíciles de expulsar. En ocasiones, podemos ver también, reflujos gastroesofágicos que acompañan a la sintomatología y que, pueden mejorar notablemente si son de carácter funcional.

Síntomas:

  • Crisis de llanto repentinos, de gran intensidad, que suelen aparecer al final del día.
  • Posición de flexión de rodillas sobre el abdomen.
  • Puños apretados, cara enrojecida y abdomen tenso.
  • Vientre hinchado.
  • Estos episodios pueden durar minutos u horas.
  • Se asocia a un desarrollo psicomotriz normal.

Posibles causas:

  • Inmadurez del sistema digestivo
  • Alergia o intolerancia a la lactosa
  • Gas intestinal excesivo
  • Factores hormonales
  • Estrés del sistema inmunitario
  • El estrés o nerviosismo de los padres también es un factor influyente.

¿Cómo puede mejorar la fisioterapia a su bebé?

El trabajo craneal busca la rearmonización del sistema nervioso autónomo y el trabajo visceral ayuda a elastificar los tejidos en zona superficial y profunda, relajando el intestino así como su sistema fascial.

Al desaparecer la tensión, el tránsito intestinal mejora y desaparecen las tensiones y las molestias que ocasionan. Así pueden descansar y vivir más tranquilos, tanto los papás, como los pequeños.

La fisioterapia está entre los tratamientos más eficaces de este síndrome.

colicos sergio 2